Latecla 88

Latecla Pianos crece

Restauración de piano

Desde nuestros inicios en 2003, en Latecla Pianos consideramos cada piano único y sabemos cuidarlo y mimarlo para que esté siempre a punto y que disfrute de una larga vida.

Escuchamos y tratamos con el máximo respeto y dedicación a todos nuestros clientes: conservatorios, academias, pianistas, estudiantes, aficionados... y facilitamos la mejor solución acorde a sus necesidades.

En las reparaciones somos lo más respetuosos con los instrumentos y el medio ambiente utilizando los materiales y métodos de trabajo que se utilizaron en su época de construcción e intentamos mantener, en la medida de lo posible, las piezas originales del piano.

Con las afinaciones logramos que el piano alcance su más bella sonoridad.

Para asegurarnos de que todo esto sea así, asistimos regularmente a cursos de perfeccionamiento organizados por el ITEMM (Institut Technologique Européen des Métiers de la Musique), la SVKB (Asociación Suiza deTécnicos de Pianos) y ASETAP (Asociación Española de Técnicos y Afinadores de Pianos).

Restauración de piano

Desde el año 2009, poseemos el EuropeanTechnician Degree (titulación europea de Técnico de Pianos), después de superar las pruebas exigidas por la Union of European Piano Builders' Associations (Europiano).

Actualmente formamos parte de la Asociación Española de Técnicos y afinadores de Pianos, ASETAP.

EuropeanTechnician Degree

Su confianza en Latecla Pianos será recompensada, tendrá su piano en las mejores manos y siempre a punto para dedicarse en cuerpo y alma al disfrute de la música.


Nace Latecla Pianos

Fachada Latecla Pianos

En el año 2003 inauguré Latecla pianos en la calle Pintor Pedro Flores de la ciudad de Murcia. Fue un tiempo de aprendizaje muy intenso de como gestionar un negocio, ya que, era la primera vez que trabajaba por mi cuenta.

Fachada Latecla Pianos

Años más tarde el destino me hizo sentir curiosidad por una antigua casa. La primera vez que entré en ella sentí una atracción especial. Era cálida y acogedora como el sonido de aquel primer piano restaurado. Además tenía los espacios que necesitaba, una sala de exposición y un taller iluminado. Sin dudarlo nos trasladamos a Molina de Segura, al barrio de San Roque a la calle Félix Rodríguez de la Fuente, número 32, donde estamos desde entonces.

Al poco tiempo de estar instalados, la casa nos daría una sorpresa, un secreto no confesado: ya había disfrutado antes de los sonidos del piano. En aquella misma casa “Pilar Hernández Peñaranda creó una de las primeras Academias de música de la ciudad, hasta allí llegaron para recibir sus primeras clases los, ahora grandes concertistas, hermanos Valero. Fue aquí, entre estas paredes, donde Pilar, la mayor de los tres, escuchó por primera vez las notas de un piano y se enamoró para siempre” (Paco López Mengual, Latecla 88 , nº6)


Los comienzos

Tiempo atrás, estudiando en el Conservatorio Municipal de Música de Barcelona comenzó mi curiosidad por el piano: la belleza de su sonido y la perfección en su construcción.

En la búsqueda de este camino, inicié mi aprendizaje en un taller especializado en restauración, “Pianos Puig”. En aquel lugar entre pianos desmontados y olor a maderas y barnices, sentí el revivir de aquellos pianos que ya no conservaban ni una de sus cuerdas. Volví a experimentar su presencia y su sonido cálido y acogedor ¡Nos daba las gracias!

Vida nueva Latecla Pianos

¿Dónde se aprende como funciona un piano? Tenía que conocerlo más. El azar me llevó al Institut Français de Facture Instrumentale (IFFI) de Alès, donde se impartía una formación de técnico de pianos. En esa misma población se encontraba la fábrica de pianos Rameau, en la que conseguí un trabajo al terminar la formación. Fue maravilloso descubrir muchos secretos de su funcionamiento y construcción.

Interior piano con herramientas Latecla Pianos

Quería saber más, quería armonizar su sonido, sentir que todas sus notas forman una unidad. Fue en Alemania en la sección de regulación, afinación y armonización de la empresa Sauter Pianofortemanufactur, donde durante dos años de trabajo y aprendizaje comprendí la delicadeza y profesionalización que se requiere para ese ajuste perfecto de cuerpo y sonido del piano.

Tras ese periodo, volvió a mi esa necesidad de hacer funcionar antiguos pianos y empecé a trabajar en la tienda taller de restauración Edgar Schökle Klavierfachgeschäft en la ciudad de Basilea, Suiza. La profesionalidad y honestidad en el trabajo que experimenté, durante mi estancia de dos años, han sido para mí un ejemplo a seguir y han sentado las bases de la filosofía de mi empresa hasta la actualidad.

La añoranza y el amor me hizo regresar a España en el 2003, iniciando una una etapa con Latecla Pianos.